Análisis de Farming Simulator 22



Sin miedo a equivocarme, puedo decir que soy una persona que sabe encontrar regocijo en videojuegos de simulación serios. Si, serios, nada de cabras, cirugías absurdas, ni batallas totalmente precisas, sólo experiencias que intenten simular seriamente, actividades interesantes del mundo real, tales como el rally, la conducción de camiones, el pilotaje de aviones o, como ocurre con el videojuego que nos reúne hoy, el trabajo de granja, algo que Farming Simulator 22 logra hacer bien, hasta cierta extensión por lo menos.

Experimenta la sensación de ser un auténtico granjero - ¡Comparte!    

Este es un título el cual no nos hará perder el tiempo contándonos historias innecesarias, ni metiendo una narrativa que nadie pidió, sino que nos presentará una libertad prácticamente completa desde el principio, la cual variará un poco en base a la dificultad que seleccionemos. En total contaremos con 3 mapas inspirados en las regiones rurales de Estados Unidos  y parte de Europa, dentro de las cuales podremos elegir iniciar en una de las 3 dificultades disponibles. Estas se encargan principalmente de limitar o liberar algo del progreso inicial de nuestra partida, haciéndonos empezar sin propiedades ni equipo al comenzar en difícil, y otorgándonos un terreno y varias máquinas en fácil, además de “ayudarnos” con un “tutorial” sobre nuestras tareas y cómo manejarnos en el mundo.

El gran problema con esto es que ya sea por culpa de algún bug, o porque previo a su lanzamiento aún no había sido finalizado, el tutorial resulta tan útil como un peine a un calvo. El mismo solo nos explica la base de los controles, algo que si bien será útil para saber donde se encuentran las diversas funciones de cada herramienta, para nada alcanza para entender la totalidad la experiencia. Este es quizás el peor de todos sus problemas, por lo menos si son nuevos en la saga, ya que el hecho de no contar con una buena guía, en una experiencia que definitivamente lo necesita, terminará haciendo que perdamos una buena cantidad de horas intentando descifrar cómo llevar a cabo la mayor parte de las cosas.

Igualmente, esto se puede compensar un poco al utilizar el menú de ayuda, el cual nos ofrece una buena cantidad de textos para más o menos ir entendiendo cómo funcionan ciertos aspectos, aunque esto no solo hace que el proceso sea igual de tedioso, sino que además sigue sin explicar muchas cosas. Por ejemplo, uno de estos textos nos menciona que para vender nuestras cosechas, debemos dirigirnos a uno de los varios puntos de venta dispersos a lo largo del mapa, no sin antes revisar la ventana de precios para saber así que acepta cada comprador, y a que precio. El problema con esto es que en ninguno de los puntos del mapa se nos aclara en donde se encuentra cada distribuidor, algo que puede llegar a causar que caigamos en el incorrecto y que por lo mismo, no nos den nada a cambio de nuestra cosecha. Este ejemplo, es uno de los tantos que retrasaron mi experiencia durante horas, y que sin dudas me dejó la impresión de que a Farm Simulator 22 no le gusta recibir a los jugadores nuevos, con los brazos abiertos.


Apartado técnico

En cuanto a este apartado, nos encontramos con una interesante mezcla de cosas. En cuanto al aspecto visual, la verdad es que no sorprende, pero tampoco podría decir que sea un juego que se vea realmente mal. La variedad y el nivel de detalle en cada una de las herramientas de trabajo, las detalladas animaciones de nuestro personaje al conducir, además del diseño de cada mapa y el detalle de estos, realmente denotan el amor que hubo detrás de todo, aunque este al final del día se vea algo rebajado por una distancia de dibujado bastante ridícula, el cual cuenta con un constante pop-up de objetos del escenario, una iluminación global algo un poquito decepcionante(aunque no mala), tiempos de carga bastante largos, peatones fantasmas a los cuales podremos atravesar como si nada, en lugar de reaccionar y hacerse a un lado, y unas físicas que simplemente dan risa.

Lo bueno de todo esto es que por lo menos el rendimiento, a excepción de algunos momentos aislados, no sufre complicación alguna, y por lo mismo nos permite disfrutar de la experiencia, prácticamente sin bajones de frames ni grandes problemas, por lo menos en Xbox One.

A nivel sonoro contamos con buenos efectos, los cuales nos hacen sentir el poder de cada máquina que utilizaremos, además de una banda sonora que se siente super mega genérica. Tan genérica de hecho, que no tardé demasiado en cansarme de ella, y cambiarla por Spotify o incluso los horrorosos cánticos de Yoko Ono. Cualquier cosa es mejor que la tediosa música del juego.


Jugabilidad

Este apartado por su parte, si ignoramos lo que comente al inicio del análisis, se podría decir que en general, es bastante sólido. La base de este por supuesto, está en el control de la buena variedad de herramientas que tendremos a nuestra disposición, tales como tractores, cosechadoras, remolques, arados, sembradoras, fertilizadoras y segadoras entre otras, las cuales si bien cuentan con un mismo esquema de control, requerirán que aprendamos a utilizarlas de forma individual. La base de estos es sencilla: utilizaremos el gatillo derecho para acelerar(o correr cuando vayamos a pie), el izquierdo para frenar y ambos bumpers en combinación con los demás botones del mando para acceder a las funciones de cada vehículo/herramienta. 

Por supuesto que aquí es donde entra el aprendizaje individual de cada una de estas, ya que deberemos no sólo conocer sus usos, sino también el cómo prepararlas. Cada una suele componerse de dos o tres piezas, siendo la pieza central en su mayor parte los tractores, a los cuales podremos acceder desde el menú de herramientas/vehículos, desde el menú de vehículos usados, al dirigirnos a las tiendas que se encuentran dispersas por los mapas, o incluso, alquilando estas cada vez que aceptemos un trabajo por encargo desde el menú de contratos. Una vez que tengamos todas las piezas necesarias, debemos asegurarnos de acoplarlas correctamente, además de que en algunas ocasiones, deberemos comprar paquetes que contengan abono, semillas o trigo por ejemplo, si es que pensamos utilizar alguna fertilizadora o sembradora. Por supuesto que no solo de encargos vivirá el jugador, ya que además podremos sembrar nuestra propia cosecha y criar ganado, para luego venderlo en algunos de los puestos designados alrededor del mapa.

Algo de lo cual no quiero olvidarme, y que personalmente considero necesario que se sepa, es que dentro del juego podremos contratar trabajadores controlados por la IA, los cuales podrán ayudarnos con nuestras tareas. Para hacer esto simplemente debemos subirnos a nuestra herramienta, como puede ser un tractor para arar, posicionarlo en el terreno de trabajo, y presionar el botón b para que el trabajador tome el control de la máquina. Esto nos ayudará a hacer mejor uso de nuestro tiempo, no solo al permitirnos aceptar varios trabajos sencillos a la vez y dejándolos a cargo de la IA, sino también al ahorrarnos tiempo en tareas como la cosecha del trigo, permitiendo que un trabajador controle la máquina cosechadora, mientras que nosotros controlamos el camión que se encarga de la recolección. Igualmente vale aclarar, que el uso de la IA no se extiende al 100% de las actividades, además de que por desgracia no es totalmente fiable, ya que muchas veces dejarán de trabajar sin razón alguna, o incluso nos dirán que ya terminaron el trabajo, cuando realmente no hicieron ni la mitad.

Los mapas por su parte, si bien no son gigantes, cuentan con un buen tamaño para lo que es la experiencia. Cada uno se siente lo suficientemente diferente del siguiente como para prestarse a llevar varias partidas al mismo tiempo, en cada uno de estos, aunque personalmente debo decir que solo el mapa de Erlengrat logró cautivarme con sus montañas probablemente inspiradas en los Alpes Suizos, y el cual se presta para quedarse mirando los alrededores, mientras cosechamos un poco de trigo o fertilizamos un campo.

El ciclo día y noche por su parte es realmente extenso, expandiéndose a lo largo de varias horas en tiempo real, algo totalmente justificado ya que al ir a dormir y finalizar el día, realmente estaremos pasando al siguiente mes. Esto provocará que cada nueva temporada varíe el aspecto del mapa, que ciertas plantaciones entren en época y otras salgan, algo que también afectará sus precios de venta, e incluso que la navegación con vehículos se haga un poco más complicada durante el invierno, gracias a la nieve.

Esto último igualmente, no hace más que empeorar uno de los aspectos peores trabajos del título: la conducción. Conducir un tractor mientras intentamos llegar a un destino, es algo que no se siente ni de cerca con el peso que debería, pero estos por lo menos se sienten perfectos a la hora de ponerlos a trabajar, mientras que nuestra camioneta convencional con la que podremos movernos por el mundo, es un absoluto desastre. No solo acelera como si fuera un Porsche, sino que además se controla como si un elefante hubiera pisado repetidamente nuestro control, haciendo movimientos bastante bruscos cada vez que buscamos girar para los lados. Personalmente diría que eviten su uso, y que en cambio recurren al uso de los pies, ya que nuestro personaje se pega unos trotes dignos del mismísimo Barry Allen.


Duración

En cuanto a la duración nos encontramos con un título que promete por lo menos una buena cantidad de decenas de horas. Por supuesto la ligera variación de esto dependerá en parte de la dificultad en la que decidamos iniciar nuestra partida, pero en líneas generales la experiencia se presta para jugar durante todo el tiempo que queramos, iniciando nuevas partidas en algún mapa diferente, haciendo crecer nuestro imperio agropecuario o incluso al simplemente llevar a cabo recaudos para las granjas vecinas. Igualmente, lo que más puede llegar a extender la experiencia de Farming Simulator 22, es el multijugador, el cual nos permitirá hacer todo lo que nos es posible en el modo individual, pero acompañado de amigos o desconocidos, algo que no solo requerirá de muchísima coordinación entre todas las partes, sino también que se puede prestar para unas sesiones de juego altamente entretenidas.


Conclusión

Quizás no lo sepan, pero la verdad es que no soy un gran creyente de los sistemas de puntuación, incluso aunque actualmente lo debo utilizar. En lo personal creo que a veces, pueden llegar distraer la atención de lo que realmente es importante, ósea el entretenimiento, y pueden llevar a la confusión en caso de no tener en claro qué significa cada número, o incluso al no conocer la mentalidad del reseñador. De mi parte por ejemplo puedo decir que un 7 es un juego entretenido, mientras que un 6 si bien, sigue manteniendo este factor, cuenta con algunos problemas que pueden llegar a impedir en parte, el disfrute del juego. 

¿Por qué entonces decidí contar esto ahora? La respuesta es simple: porque Farming Simulator 22 así lo requería, para que ustedes no piensen que lo considero un mal juego. Este es sin dudas un título entretenido el cual podría recomendar a cualquiera con ganas de distraerse durante algunas cortas sesiones de juego, o en algunas peligrosamente largas, si es que logramos probar el multijugador con amigos. La poca amabilidad con el jugador nuevo, en conjunto con un pobre tutorial que no funciona muy bien realmente, sin dudas que pueden transformarse en trabas importantes para nuestra diversión (tal como me ocurrió a mi), pero si cuentan con tiempo para explorar y aprender sobre todo lo que ofrece el mundo de la agricultura, tengan por seguro que la van a pasar bastante bien.

P.D.: Los veteranos de la saga pueden sumar un 1 a la puntuación final, ya que creo que ese sería el puntaje más adecuado, para aquellos que no deben perder el tiempo luchando con el juego.

6.8
BUENO

Lo Mejor

  • Cada herramienta y vehículo tiene un toque único
  • El nivel de detalle en cada herramienta de trabajo
  • El mapa de Erlengrat

Lo Peor

  • No es muy amigable con el jugador nuevo
  • La música
  • La distancia de dibujado (En Xbox One)
  • El sistema de guardado es demasiado lento
6 Apartado Técnico
6 Jugabilidad
8.5 Duración
Facebook Twitter E-mail
Alexis

El loot como vicio permanente, y los Hack n Slash como cura momentánea. Fan de Metal Gear Solid. Lo que mas me importa es la diversión y disfrutar mientras que dure, lo demás pasa a segundo plano generalmente.