Análisis de Diablo 2: Resurrected



Diablo 2 es para muchos, y me puedo incluir entre ellos, el mejor de los juegos de Diablo. El primer juego de la serie no es el más famoso, pero si uno muy importante pues se atrevió a crear la leyenda de Tristam, y personajes tan importantes como Deckard Cain. Entre los cimientos del monasterio estaban las puertas del infierno y sus horribles misterios. Con todo, pasó un poco desapercibido.

La vuelta de una leyenda - ¡Comparte!    

La segunda entrega de la saga tomó lo mejor de su predecesor y lo llevó muchos pasos más adelante, convirtiendo un juego interesante, con una buena premisa pero no satisfactorio en todos sus apartados, en uno de los juegos más aclamados de su tiempo. Diablo 3, en mi opinión, no logró dar un paso más adelante, y en cambio se perdió en el camino de las tiendas y un loop muy diferente en el endgame.

El regreso de esta franquicia con Diablo 2: Resurrected significó para mí, como para muchos fans, una nueva oportunidad para volver a jugar este gran juego, que yo tuve que jugar cuando ya había pasado su momento, y que ahora me encuentro ante su mejor versión.


Apartado técnico

Lo primero que debemos evaluar en este apartado es sin duda la calidad de la remasterización realizada por parte del equipo de desarrollo de Diablo 2: Resurrected. Y bueno, me place decir que es francamente excelente. Y lo es en todos sus apartados, pero sobre todo en lo que respecta a sus cinemáticas, uno de los más importantes en Diablo.

Cuando jugabas el juego original, la sensación que te daban su cinemáticas era de un realismo que ningún otro juego podía ofrecer. La historia de Marius hablando con Tyrael en la cárcel era algo que podías sentir en las expresiones de sus ojos, en los movimientos de su cuerpo, en el tono de su voz, mientras el vagabundo y él iban siempre hacia el este. Por supuesto, los años convirtieron esto en una mera anécdota.

Con Diablo 2: Resurrected esa sensación que podías tener cuando ponías por primera vez Diablo 2 vuelve a ti. Por supuesto, se retocó el juego en general, y la sensación que da es que el trabajo que se tomó con este juego está lleno de amor y dedicación con esta franquicia tan legendaria. También fue mejorado sonoramente, aunque no sustancialmente.

Fue mejorado lo suficiente para que estuviera muy bien. Solo que en su versión de consola, el juego no está doblado al español, si bien el original si lo estaba. En cuanto al rendimiento del juego, sé que de lanzamiento tuvo algunos problemas. Pero en este momento, no tuve ningún problema significativo del juego.

Yo jugué la versión optimizada del juego en una Xbox Series X, y mi experiencia no estuvo manchada por ningún tipo de problema.


Jugabilidad

Aquí debo decir algo: Diablo 2: Resurrected es un juego de hace 20 años con un lavado de cara. Esto es importante no porque el juego original no fuera suficiente, sino porque viene con una serie de limitaciones importantes que los juegos contemporáneos (por ejemplo, Diablo 3) no tienen. Me refiero a algunas mecánicas que pueden hacer de la experiencia más compleja.

Esto por supuesto para los fans no es una limitación sino, antes bien, lo que se estaba esperando del juego. La recuperación de estas mecánicas que pueden llegar a ser arcaicas quiere decir el regreso a las raíces de lo que hicieron grande a Diablo. Diablo 3 introdujo cambios muy grandes en el sistema de niveles, gemas, árboles de habilidades. Todo esto funcionaba de manera más sencilla y a mi gusto mejor en Diablo 2.

Y por supuesto Diablo 2: Resurrected trae esto de vuelta con su política de restaurar el juego original. Cuando inicias el juego, no podrás crear tu propio personaje sino que tendrás que elegir entre uno de los 7 héroes: Amazona, Asesino, Druida, Bárbaro, Nigromante, Paladín o Hechicera. En seguida te encontrarás en el primer campamento desde el cual solo tienes en frente tu nueva aventura.

Algo interesante de Diablo 2 es que pertenece a esa época en la que solo tienes una misión: avanzar en la historia. Todo el contenido secundario del juego, que tiene y mucho, proviene de explorar cada rincón del juego, sus catacumbas, sus mazmorras, y descifrar, con paciencia, sus secretos. Por supuesto, esto significa que es un juego abierto a todo tipo de experiencias: aunque premia mucho la exploración.

En esencia, el juego tiene un funcionamiento bastante sencillo: matas cosas para conseguir botín, el botín te hace más fuerte, la experiencia desbloquea y mejora el árbol de habilidades. Y vuelves a repetir una y otra vez. La magia del juego es que logra que esto sea entretenido la primera y la quinta vez que lo juegas. Porque cada personaje que escojas y cada árbol que desbloqueas te da opciones nuevas.

En cuanto a la naturaleza de sus mecánicas debo decir algo: este no es un juego que explique sus secretos. De hecho, hay muchas cosas que difícilmente descubrirás por ti mismo. Por ejemplo, la combinación de gemas para lograr equipamentos únicos (realmente únicos). Eso que Diablo 3 no supo hacer, está de vuelta con Diablo 2: Resurrected.

Ahora bien, esto quiere decir que quizás esta entrega de Diablo no sea el juego más amable para quienes buscan una experiencia dentro de los estándares de los ARPG actuales. Claro está, esto lo deberá evaluar cada jugador. Entre las principales fallas que podrían molestar a los jugadores neófitos está, como lo he dicho, el inventario.

El inventario es demasiado pequeño, por lo que estarás constantemente tirando cosas y haciendo constantes viajes al pueblo de turno para vender el botín. Eso era algo que debías hacer en el juego original, y por supuesto en esta nueva versión es exactamente igual. Es molesto hasta que te acostumbras. Y de hecho te enseña a ser más selectivo con los items que recoges.

Todo lo que los fans querían - ¡Comparte!    

También deberás estar más atento al tema de los pergaminos. Aunque nadie te lo diga en el juego, deberás comprar un libro de pergaminos de portales y de identificación. La falta de un pergamino de portal puede significar que debas caminar bastante hasta el punto de ruta más cercano para volver a la ciudad. Y claro, todo objeto mágico debe ser identificado para poderse utilizar.

No es como que no se hubiera mejorado nada en la jugabilidad del juego clásico. Sin embargo, los cambios son muy pequeños. Por ejemplo, ahora puedes recoger oro con solo pasar por encima. O también puedes comparar objetos de tu inventario con los que tienes equipados presionando Y.


Duración

Diablo 2: Resurrected es, como el juego original, un juego diseñado para no terminar. Dicho esto, si tiene claramente un final al que puedes llegar luego de unas 35 horas, sino te exiges demasiado, y unas 50 horas si vas a explorar cada espacio del juego. Además de esto, el contenido final del juego se trata de una colección de modos de Nueva Partida +.

A pesar de que esto puede sonar poco, de hecho aquí está la clave del juego. Una vez terminado, tendrás la posibilidad de volver con tu personaje a terminar de nuevo el juego, con mayor dificultad, pero además, preparado para explorar esas partes que dejaste por fuera. Esto sin contar que el juego también está diseñado para que lo quieras terminar con los distintos personajes que ofrece y sus opciones.

En este sentido, creo que la duración está mucho más que bien, y para todos los gustos y estilos de juego. Quienes quieran jugar por más de 100 horas, encontrarán en Diablo 2: Resurrected lo que buscan, como también quienes quieran ir más al grano y disfrutar de un buen ARPG sin sumergirse por infinitas horas descubriendo cada secreto.


Conclusión

No es el mejor momento para Blizzard con toda la crisis por la que está pasando el publisher por cuenta de las demandas de sus trabajadores. Y quizás por eso tampoco es el mejor momento para que un juego como este fuera lanzado, pues esto le resta protagonismo. Con todo, Diablo 2: Resurrected ha sabido abrirse camino y tener voz, mostrando lo importante que es esta franquicia.

Creo que he sido bastante clara durante este análisis, y es que como fan que soy de la serie de juegos de Diablo, pero sobre todo de esta entrega, me siento bastante satisfecha con lo que me ha entregado con Diablo 2: Resurrected. Creo que los fans del juego concordarán conmigo que esta versión del juego logra la mezcla perfecta entre nostalgia y actualización del juego.

Pudo mejorar algunas cosas del juego clásico, pero que se prefiriera conservar la experiencia original me parece una decisión coherente con el espíritu de este remaster: regresar la experiencia auténtica de Diablo a los tiempos actuales para abrir las puertas a lo que será Diablo 4.

Su principal defecto es que quizás sea un juego enfocado en los fans y no tan abierto para los nuevos jugadores. Con todo, creo que cualquier persona que disfrute de los ARPG encontrará en Diablo 2: Resurrected un juego que puede disfrutar enormemente, y sin duda es una compra recomendada.

*Gracias a Activision-Blizzard por habernos proporcionado el material para la review.

8.7
RECOMENDADO

Lo Mejor

  • Es una remasterización muy cuidada.
  • Logra recuperar esa sensación que ofrecía el original.
  • Es el juego que los fans de Diablo esperaban.

Lo Peor

  • Tal vez no es la mejor introducción a la franquicia para los jugadores nuevos.
  • Pudo tener algunos cambios opcionales de mecánicas para hacer más actual la experiencia.
9 Apartado Técnico
8 Jugabilidad
9 Duración
Facebook Twitter E-mail
Nathusalem

Escribo sobre lo que me gusta. Típica Geek: videojuegos, cine y comics.

Deja una respuesta