Análisis de Darkwood


Desde la primera pantalla de carga de Darkwood se nos advierte que estamos ante un juego implacable, que requiere que seamos previsores, cautos, y sobre todo que respetemos al bosque. Ese bosque oscuro y plagado de criaturas que nos atacarán porque tienen tanto miedo de nosotros y el bosque como nosotros de ellas, constituye el principal antagonista de esta historia, una fábula terrible y malsana. El bosque es peligroso de día, pero es aún más peligroso de noche, una noche de nula visibilidad en la que no podremos escondernos, y donde la oscuridad misma es un enemigo implacable. La visitibilidad, o la falta de ella, y los seres que se ocultan en las sombras serán muy protagonistas en un título como Darkwood, que juega con nuestra imaginación como una buena historia de terror. Huir no es suficiente, esconderse no basta, y limitarse a sobrevivir impedirá nuestro avance.

Análisis de Darkwood

Darkwood, por supuesto, cumple con lo prometido y no nos lleva de la mano en ningún momento. A la falta de orientación es total, e incluso los que estamos acostumbrados a las mecánicas habituales de supervivencia podemos tardar unos cuantos «días» y bastantes muertes en figurarnos qué es lo que tenemos que hacer. Afortunadamente desde la perspectiva de los juegos de supervivencia estamos ante un juego que sabe manejar la frustración bastante bien, y es de los que aprieta pero no ahoga, eso sí, cuando aprieta lo hace bien. Darkwood es un juego retorcido, único, bien equilibrado, y sobre todo misterioso y fascinante como algunos de los mejores exponentes del género, y a lo largo de este análisis intentaremos exponer por qué.


Apartado técnico

En el aspecto técnico y artístico Darkwood podría parecer un título descompensado a primera vista Mientras que visualmente el juego no es gran cosa, e incluso puede parecer un juego «feo», a nivel sonoro estamos ante un trabajo soberbio, uno de los juegos con mejor edición de sonido de lo que llevamos de generación, y en el que el crepitar de las llamas, o el sonido de gritos y llantos lejanos resulta fundamental. Pensar en Darkwood en esos términos sería injusto. El estilo lóbrego y sucio por el que se ha apostado visualmente es perfecto para el tipo de juego, y optar por el 2D, dentro de la probable constricción de recursos que ha sufrido el título, es un acierto. Darkwood hace mucho con muy poco, y es un juego en el que lo que no vemos, pero sí oímos y nos imaginamos, es mucho más aterrador que cualquier cosa que nos puedan enseñar.

   Análisis de Darkwood     

No tengo ni la más remota idea de los referentes estéticos que los creadores de Acid Wizard Studio han tomado para Darkwood, pero desde clásicos del género de terror como el inmortal pero injustamente olvidado Sanitarium, a películas como Tideland de Therry Gilliand, el giallo francés de corte fabulesco Deep in the woods (2000), o la más reciente serie animada (muy recomendable) Más Allá del Jardín, son referencias que se vienen a la mente. Darkwood es una combinación deliciosa y aterradora de lo visual, lo sonoro, y lo evocador con lo jugable, en el que el titular de la luz de nuestro refugio, o el sonido de una rama bajo nuestros pies pueden hacernos temer los horrores más terribles.

 


Jugabilidad

Como decíamos en el apartado anterior, lo que hace brillar a Darkwood es la combinación de lo estético y sonoro con sus principios jugables. Estamos ante un juego peligroso y que no tiene piedad del jugador, y donde a pesar de que con cada muerte podemos conservar al menos parte de nuestro inventario, esto no lo hace más frustrante cuando empezamos a encadenar errores. Si tuviéramos que buscar paralelismos, estamos ante un juego cuya dificultad se aproxima más a la de State of Decay que a un Souls. No estamos ante un juego difícil por lo poderoso de sus enemigos, sino porque hasta el más insignificante de ellos puede acabar con nosotros si somos descuidados. No es que se sume a la tendencia de que nuestro protagonista esté totalmente expuesto a los peligros y sin armas para defenderse, sino que tendremos que tener la máxima prudencia, y hacer uso de nuestra inteligencia y agudeza auditiva para sobrevivir.

Análisis de Darkwood

Como es habitual en los juegos de supervivencia deberemos crear con nuestras propias manos las primeras armas, frágiles antorchas que sirven para noquear a nuestros enemigos, pero también los atraen. Cuando consigamos llegar a un refugio, uno por zona del mapa, tendremos a nuestra disposición una mesa de herramientas con las que crear items más complejos. También será esencial el horno, en el que podremos preparar un suero inyectable sacado de setas y algunos alimentos, que servirán para comprar habilidades, pero que también nos dotarán de taras que harán más difícil nuestra tarea. Y ojo con nuestras decisiones respecto a la progresión, porque no hay varios slots de salvado, y si cometemos un error deberemos apechugar con él el resto de nuestra partida. 

Además de explorar el mapa, conseguir recursos, e ir desentrañando su argumento, el objetivo principal de Darkwood es sobrevivivr a la noche. No importa lo que estemos haciendo, y el arma más poderosa no nos servirá de nada ante la oscuridad. Cuando veamos que la luz del bosque se torna roja, tendremos que volver corriendo a nuestro refugio más cercano, atrincherar puertas y ventanas, y aguardar temblando en una habitación cerrada a que llegue la luz del día. Durante esas noches en las que rezamos por que el depósito de gasolina del generador no se quede sin combustible, puesto que la ausencia de luz es fatal, tendremos visiones, recibiremos visitas de espíritus atormentados, y dudaremos si abrir la puerta al extraño que la golpea insistentemente. Si hacemos caso de lo que el juego intenta hacernos entender desde un primer momento. no abriremos, nos aferraremos a la lámpara más cercana para que el viento no se la lleve, y conseguiremos sobrevivir otro día, para quizás ser otro en una pesadilla. 

Análisis de Darkwood

En esas pesadillas dejaremos de ser nosotros para avanzar en la historia, o quizás seguimos siendo nosotros los que visitamos escenarios de pesadilla, o cometemos crímenes inexplicables. Quizá estamos siendo el otro, ese ladrón que nos secuestró para llevarse nuestra llave. Si somos el héroe o el villano de la historia es algo que Darkwood no responde a la primera, ni si los personajes secundarios a los que servimos de recadero tienen buenas o perversas intenciones. De noche todo es de color negro en el Bosque Oscuro, pero de día no hay ni blanco ni negro, sino un pardo amarronado y gris, en el que nos corresponde a nosotros distinguir si somos víctima o depredador.


Duración

No es fácil decir si Darkwood es un juego largo o corto. Digamos que se asemeja a un puente sobre un acantilado, en el que las tablas están podridas, y las cuerdas no evitan que el mismo se tambalee. Puede que de un lado al otro del acantilado solo haya veinte metros, pero qué más da eso cuando el riesgo es tan alto que te obliga a ir con pies de plomo, pensando cada paso que damos. Acid Wizards han conseguido una experiencia de gran tensión y alto voltaje, que parece eterna, que nos hace sudar, seguir pensando en ella cuando dejamos de jugar. Cuando el reloj es uno de los principales enemigos a batir las horas pasan volando, y explorar bien el mapeado del juego, afanosos por no morir a la primera de cambio nos llevará bastantes de ellas. Lo más importante, en cualquier caso, es que cada una de ellas está llena de tensión y misterio.

Análisis de Darkwood


Conclusión

Es increíble lo que ha conseguido Acid Wizard Studios con lo aparentemente poco que tenían. Darkwood es una obra enorme para ser la primera del estudio, es uno de los mejores juegos de terror de la generación, y a mi juicio una verdadera obra maestra, terrible y fascinante, que pone un listón altísimo para su siguiente juego, que desde ya espero con muchas ganas. Bizarro y magnético en lo narrativo, con una infinita personalidad y estilo en las formas, y muy sólido en lo jugable, si eres un fan del terror este es tu juego. Sin embargo, y a pesar de que Darkwood es innnegablemente un título «de género», cualquier amante de los videojuegos debería probarlo. Tal y como pasaba con el maravilloso Minit el año pasado, el primer juego de Acid Wizards es uno de los que hacen avanzar a la industria a pesar de que su repercusión pueda ser limitada.

*Gracias a Crunching Koalas por proporcionar el material para esta review. 

Análisis de Darkwood
Análisis de Darkwood

Analizamos Darkwood, terrorífico y fascinante juego de supervivencia del estudio debutante Acid Wizard Studios.

Valoración del editor:
4.9
9.7

Lo Mejor

  • Ambientación
  • Edición de sonido
  • Guión
  • Mecánicas sólidas y bien ajustadas

Lo Peor

9.5 Apartado Técnico
9.5 Jugabilidad
10 Duración
Facebook Twitter E-mail
Alberto

Seguero (muy) resentido, Xbot desde 2007.