Análisis de Call of Duty: Vanguard



Yo que llevo ya en esto de los videojuegos cerca de 20 años he visto con mis ojos como buenas sagas han acabado por dejar de existir por lanzar demasiadas entregas en muy poco tiempo, siendo en su gran mayoría «corta y pega» de juegos anteriores. Esa extraña necesidad de hacer algunas sagas casi anuales acaba por coger una buena fórmula y hacerla pesada, cansina. Temía que eso sucediera con Call of Duty: Vanguard, que se aleja de sus dos últimas entregas para volver a llevarnos a una de las épocas más prolíferas para este tipo de juegos: la Segunda Guerra Mundial.

He de reconocer que cuando comenzaron a salir los primeros vídeos del juego fui un tanto escéptico por este cambio de ambientación tan radical, aunque obviamente creo que es mucho más acertado que elegir algo más de corte futurista como hizo en su día Advance Warfare. Sin embargo, la beta que pude probar hace algunas semanas hizo que me comiera un poco mis palabras, y es que lo que vi me pareció muy divertido.

Su campaña es una experiencia de lo más cinematográfica - ¡Comparte!    

Ahora que ya le he podido dedicar varios días a esta nueva entrega he de reconocer que este Vanguard me produce sensaciones encontradas. No estamos ante el Call of Duty definitivo, pero si ante una entrega con una gran campaña que debería sentar las bases de una continuación porque es realmente memorable. Es cierto que el juego tiene algunos problemas y peca de ser un tanto continuista en otras partes, pero eso lo veremos más adelante. Sin más, vamos con el análisis de este nuevo Call of Duty: Vanguard en su versión para Xbox Series X.


Apartado técnico

Salta a la vista: pocas pegas se le pueden poner a Vanguard en cuanto a su apartado técnico. Pese a ser un título cross-gen tengo que reconocer que en Xbox Series X da la sensación de ser algo exclusivo de nueva generación. La decisión de Activision y Sledgehammer Games de elegir la Segunda Guerra Mundial como escenario para Vanguard es de lo más inteligente, pero en especial por centrarse en conflictos por todo el globo en lugar de solo coger los típicos escenarios que tienen otros títulos similares.

En este punto es la campaña obviamente lo que más sobresale con respecto al resto del conjunto del juego. Este modo cuenta con escenarios increíbles donde la iluminación me parece fuera de serie (especialmente en la parte que se desarrolla en el Pacífico). Es cierto que se le puede achacar que tampoco se ha arriesgado en exceso a la hora de su desarrollo, pero puedo decir que es la campaña mas cinematográfica que ha tenido la saga y con bastante diferencia. La principal razón de esto la tendremos en unas CGI que rozan un nivel de calidad impresionante y con las que iremos conociendo poco a poco más sobre los integrantes del grupo de elite que protagoniza el juego.

En Xbox Series X es un auténtico juego next-gen - ¡Comparte!    

Si los escenarios tienen muy buen detalle no he podido sentir lo mismo en los enemigos. Me ha dado la sensación en este Vanguard de que estos son de lo más genéricos y que carecen de personalidad propia. Lo mismo me ha pasado con el tema de las armas, algo que no me esperaba si tenemos en cuenta lo que esta saga es con ellas. Obviamente veremos rifles con animaciones de recarga acordes con la época y ese tipo de elementos, pero el problema lo tendremos a la hora de usarlas. Puede que a la vista no lo parezca, pero os aseguro que a los mandos no notaremos apenas diferencias entre disparar en Vanguard con una STG-44 que con un AK-47 en Warzone, algo que probablemente se debe a esa integración que están teniendo los últimos COD unos con otros.

Call of Duty: Vanguard

Dejando a un lado la campaña, lo cierto es que el multijugador también convence. El estudio ha puesto mucho mimo a la hora de desarrollar los mapas, y eso se nota. Tendremos a nuestra disposición 20 de ellos de lanzamiento (llegarán más en el futuro), y esto ayuda a que la experiencia sea divertida y poco repetitiva. La otra cara de la moneda sin embargo se la lleva el modo Zombis. Yo era uno de esos jugadores que lo esperaban con muchas ganas, y su diseño tanto de niveles como de enemigos me ha parecido de lo más plano, casi como hecho sin ningún tipo de esfuerzo. Una pena.

Por último, en lo que a rendimiento del juego en Series X, la verdad es que poco se le puede criticar. El juego funciona a 4K y 60 fps con alguna que otra caída puntual de frames pero que no molesta para nada en la experiencia. En mi caso he podido jugar en un monitor que funciona a 1440p y 144 Hz, por lo que he podido utilizar el modo para jugar a 120 fps. Si tenéis la opción de hacerlo para jugar en el multijugador me parece todo un must, y es que la experiencia da un salto de calidad mucho más grande de lo que puede parecer a priori. Cabe destacar para terminar esta sección que como siempre el juego llega perfectamente localizado al castellano, con un doblaje a la altura del resto del juego.

Análisis de Call of Duty: Vanguard - Os traemos el análisis del nuevo Call of Duty: Vanguard, una entrega un tanto continuista pero que tiene una de las mejores campañas de los últimos años.


Jugabilidad

La mejor manera de resumir la jugabilidad de Vanguard es diciendo que es un Call of Duty más. Ojo, no estoy diciendo esto de manera despectiva porque realmente es un buen juego para todos aquellos fans de los COD y de los FPS en general. El problema es que tras haber estado muchas horas a los mandos con él me quedo con la sensación de que es una entrega demasiado continuista que creo que echa muy en falta que el estudio hubiera tomado algún riesgo creativo extra con ella. Donde más notaremos esto será quizás en la campaña, pero tal y como he dicho anteriormente se trata de una de las que más he disfrutado con diferencia.

Call of Duty: Vanguard

Sin entrar demasiado en la historia o en posibles spoilers, la campaña se centra en un grupo de elite de lo más variopinto que mezcla a varios soldados de diferentes ejércitos y continentes. La historia comienza con la toma de un tren en pleno territorio Nazi, pero a base de flashback vamos conociendo a todo el elenco de personajes. El haber hecho esto ha permitido que cada uno de ellos tenga una personalidad propia y unos orígenes con los que llegaremos a empatizar muy fácilmente (especialmente con Polina). Además, esta sucesión de flashback que vamos viviendo hace que la campaña siempre tenga un ritmo altísimo y en el que no llegaremos a aburrirnos en ningún momento.

Como mayor novedad en esta campaña tendremos las habilidades de los personajes. Cada protagonista de la aventura tiene una habilidad propia y que se diferencia de la de los demás. Por ejemplo, Polina es capaz de ir muy rápido cuando va agachada o es capaz de escalar muros con salientes, mientras que Arthur podrá dar ordenes al resto de los soldados para realizar fuego de cobertura o eliminar una posición enemiga concreta. La parte final de la campaña es precisamente la mejor porque iremos saltando de un personaje a otro pero desgraciadamente es demasiado corta y te deja con ganas de más. Vuelvo a recalcar que esta Campaña es sin duda lo mejor que tiene Vanguard, y espero que un futuro tengamos más de ella con estos personajes.

Call of Duty: Vanguard

Un multijugador divertido que nos tendrá enganchados durante meses

Dejando ya a un lado su campaña, está bastante claro que el multijugador sigue siendo la pieza clave donde se sustenta toda la experiencia de Vanguard. Como comenté al principio del análisis, la beta me dejo bastante buen sabor de boca y lo cierto es que tras algunos ajustes que han llegado en la versión final he de reconocer que estamos ante un modo muy divertido. Vanguard nos ofrece un gameplay que está a medio camino entre Modern Warfare y Black Ops, donde reina un ritmo de juego que no llega a ser muy frenético pero si lo suficientemente rápido.

Call of Duty: Vanguard

Da la sensación de que el estudio ha puesto aquí la mayoría de sus esfuerzos, y es que al contrario que ocurre con otros juegos se nota que Call of Duty: Vanguard ha llegado terminado y con un contenido que otros no logran hasta pasados varios meses de su lanzamiento. De los 20 mapas hay solo 2 o 3 que creo que no están al mismo nivel del resto, y eso obviamente es decir mucho. Tanto lo que es la estructura como el diseño de estos mapas me ha parecido fantástico, y muy equilibrado entre partes abiertas con otras más angostas y pasilleras, permitiendo así al jugador moverse por cada zona según su forma de jugar (yendo más al enfrentamiento directo o buscando disparar a distancia con un rifle de francotirador, por ejemplo).

La mayor novedad en lo que a jugabilidad se refiere la encontraremos en los elementos y zonas destructibles, a los que ya se les dio mucho bombo en la publicidad de las betas. Vanguard no inventa nada en este sentido, y tampoco busca tener el mismo nivel de destrucción que podemos encontrar en un Battlefield por ejemplo, pero es tan natural que parece que ha estado ahí siempre. Esto ofrece muchas posibilidades a la hora de enfrentarse a los enemigos ya que nos permite posicionarnos en lugares para destruir y así pillar a los enemigos por sorpresa. Esto, unido a otros elementos como poder apoyar el arma en superficies o el tipo de sprint hacen que jugar Vanguard sea, como siempre, todo un placer.

Call of Duty: Vanguard

En cuanto a modos de juego, en Vanguard encontraremos todos los modos tradicionales que tenemos en cualquier título de la saga, como Buscar y Destruir, Duelo por Equipos o Baja Confirmada, por decir solo algunos. Como novedad estará el modo Patrulla, que «copia» la experiencia de Overwatch donde deberemos escoltar un punto que irá moviéndose por el mapa; y Colina del Campeón, toda una estrella. En él competiremos con otros equipos de 2 o 3 integrantes (según escojamos antes de jugar) en pequeños mini-duelos en los que iremos perdiendo vidas. Habrá zonas intermedias donde podremos gastar el dinero que vayamos recogiendo para mejorar nuestras armas o comprar rachas de bajas. Un modo de lo más adictivo al que seguramente dediquéis muchas horas.

El modo Zombis, la decepción de este Vanguard

Me toca hablar ahora de lo que para mi es, desgraciadamente, lo peor de este Vanguard: su modo Zombis. Aquí lo que nos encontraremos es una especie de rogue-like en el que tendremos una zona central con un puñado de mejoras posibles (armas, blindaje, objetos usables y mejoras de varios tipos) y portales que nos llevarán a diferentes zonas donde cumpliremos una serie de objetivos, como obtener unas runas de los enemigos o defender una zona de la que si salimos perderemos vida. Es cierto que así sobre el papel suena muy bien, y de hecho la experiencia no es, ni mucho menos, aburrida. El problema es que todo acaba ahí, y tras jugar unas 4 o 5 horas todo será volver a repetir, repetir y repetir.

Hay cosas muy buenas con él, como habilidades que podremos elegir al principio de cada partida, y mejoras permanentes de velocidad o salud, por ejemplo. Sin embargo, y quitando esto, todo se antoja más como una especie de beta o demo que espera recibir contenido en el futuro (y con mucha necesidad). Molesta también alguna que otra decisión que ha tomado el estudio, como por ejemplo colocarles barras de vida a los zombis arriba, algo que resta mucho a la tensión cuando te encuentras rodeado de enemigos. Siento que aquí el estudio ha desaprovechado una oportunidad de oro para darnos un modo Zombi a la altura del resto, y aunque es cierto que ya hay anunciado más contenido para la primera temporada del juego lo que me toca analizar es lo presente y es, por desgracia, toda una decepción.


Duración

Uno de los factores que lleva a los jugadores a comprarse un videojuego de lanzamiento es su duración, y por fortuna cada Call of Duty que llega al mercado nos asegura cientos de horas de diversión. Su multijugador como de costumbre vuelve a ser el modo estrella al que le dedicaremos casi todas las horas de juego, y motivos para ello no le falta. Tanto para aquellos que solo buscan saltar a la arena para «cargarse» algunos enemigos en Duelo por Equipos o para aquellos que disfrutan más de la toma de objetivos, Vanguard tiene modos para todos los gustos. Como siempre vuelve a estar el aliciente de las armas, y si sois unos puristas que buscan tener todas las armas subidas al máximo nivel no necesitaréis otro multijugador hasta el próximo año.

Call of Duty: Vanguard

El modo Zombis también te ofrecerá otro buen puñado de horas, depende claro está de lo que tardes en «cansarte» de él. Por último, la campaña tiene una duración bastante modesta incluso si la comparamos con otros Call of Duty. A no ser que la juegues en Veterano y no seas un As a los mandos con casi toda seguridad serás capaz de acabarte la campaña entera en una tarde, por lo que no esperes una duración de más de 4-5 horas.


Conclusión

Ya lo mencioné al principio, pero creo que las entregas anuales no hacen otra cosa que dañar sagas. El ejemplo más claro de ello lo podemos ver con Assassin’s Creed, saga que recibía año tras año nuevas entregas pero con problemas enormes. Llegados a cierto punto decidieron cortar de raíz esto y comenzaron «de nuevo» con Origins, y a la vista está los buenos resultados de esta y las dos entregas siguientes de la saga. Pese a que la saga Call of Duty es desarrollada por varios estudios se nota que ha perdido esa capacidad de sorprendernos o dejarnos boquiabiertos, y es algo que creo tiene muy fácil solución.

El modo Zombis necesita urgentemente más contenido - ¡Comparte!    

Call of Duty: Vanguard tiene cosas muy buenas, como una campaña espectacular llena de personajes muy bien desarrollados para lo poco que dura o un multijugador diseñado de maravilla que mantiene el nivel de entregas anteriores. Además, el juego roza un nivel técnico al que no se le pueden poner pegas ninguna en su versión next-gen y que alcanza su máximo esplendor gracias a la gran variedad de escenarios que visitaremos durante todo el juego. Todo esto se suma a que la experiencia a los mandos con él es de lo más divertida, y en ese sentido es difícil ponerle alguna traba a las pequeñas pero vistosas novedades que vemos en su conjunto.

Sin embargo, puntos muy negros como un modo Zombis desaprovechado, unas armas que apenas se diferencian de otros COD y otros problemas menores como una IA que apenas evoluciona empañan bastante a este Vanguard. Juego recomendado para todos aquellos fans incondicionales de la saga o a los que disfrutan en la Segunda Guerra Mundial.

Call of Duty: Vanguard

Análisis de Call of Duty: Vanguard - Os traemos el análisis del nuevo Call of Duty: Vanguard, una entrega un tanto continuista pero que tiene una de las mejores campañas de los últimos años.

7.3
BUENO

Lo Mejor

  • La mejor campaña de un COD en años
  • Gráficamente tiene un nivel altísimo
  • Su multijugador llega de lanzamiento muy completo

Lo Peor

  • El modo Zombis, un desastre
  • La IA necesita una mejora urgente
  • Armas y enemigos con "poca personalidad"
8 Apartado Técnico
6 Jugabilidad
8 Duración
Facebook Twitter E-mail
Juan Lorente

Abogado de profesión y amante de los videojuegos desde que probe Street Fighter II en un Commodore Amiga.