Análisis de Call of Duty Modern Warfare 2 Remastered



En esta generación que ya va camino de los 7 años completos, hemos tenido más entregas de la saga Call of Duty de las que creíamos poder tener. La franquicia no sólo se estableció como anual, si no que ha conseguido mantener su estatus tanto a nivel de popularidad como a nivel competitivo entre los jugadores de todo el mundo. Pero en la época de Xbox 360, si el primer Modern Warfare fue una auténtica revolución, es realmente Call of Duty Modern Warfare 2 el que consolidara una manera de ver la campaña y el multijugador realmente única.


  Síguenos en Google News

Y es que no sólo eso, Modern Warfare 2 supuso la última aventura con Activision de los talentosos Vince Zampella y Jason West con Infinity Ward antes de fundar la archiconocida Respawn, con Titanfall, Apex Legends y Fallen Order como condecoraciones en sus curriculums. Aparte de las idas y venidas del estudio de Activision después de eso y una evidente recuperación con el nuevo Modern Warfare 2019, nos centraremos en lo que nos ocupa hoy, la reedición remasterizada de la campaña de Call of Duty Modern Warfare 2.

No sin antes disfrutar de un periodo de exclusividad de un mes en las máquinas de Sony, ha hecho mucho menos ruido en Xbox precisamente por esto. Y creedme, no se lo merece. La de Modern Warfare 2 es una de las mejores campañas que hemos podido disfrutar nunca en un Call of Duty y casi por extensión, en un juego de acción en primera persona. Es un espectáculo audiovisual contínuo del que es muy difícil despegarse debido a su frenético y maravilloso ritmo.

Mas aún cuando en esta ocasión disfrutaremos de un completo rediseño gráfico, que va desde la iluminación y efectos, hasta la resolución, que aumenta con respecto a lo visto en la anterior generación. Eso sí, como sucedió en el remaster del primer Modern Warfare, parecen que los assets son prácticamente los mismos, pero hay tal cambio incluso en el nivel de detalle y representación de cada modelo, que parece un juego directamente de esta generación.


Apartado técnico

Como bien sabéis debido a nuestra política, es correcto avisar de que el texto está orientado al análisis de la remasterización y no al juego original. Por eso, podemos decir que el juego ya era espectacular, que los escenarios en pantalla son enormes y la dimensión que alcanza el título nunca pierde su componente épico.

Y eso en Xbox 360, porque en Xbox One lo cierto es que cumple todo lo anterior y más. Los 60 fps son más estables que nunca, tanto en Xbox One S como Xbox One X, según Digital Foundry, que también afirmó que en ambos casos y como viene siendo habitual, el título usa técnicas de reconstrucción de imagen para llegar a los 1080p en One S y a las 4K en One X, estando esta última rondando los 1620p. La sensación a los mandos es una auténtica maravilla, desde luego, así que no sólo no podemos quejarnos, si no que lo celebramos.

La edición remasterizada incluye diálogos en castellano, como la original, una música increíble y altas dosis de adrenalina. Pero si debiéramos compararlo, si podemos afirmar que Beenox, el estudio encargado de este remaster, ha hecho un trabajo mucho más fino que con la remasterización de Call of Duty 4, que se lanzó en 2016 junto a Infinite Warfare.


Jugabilidad

Cabe recordar que esta remasterización, como su propio nombre indica, sólo incluye la campaña de Modern Warfare 2 y nada de multijugador, así que si váis buscando o intentando recordar este aspecto, os instamos a instalar el de Xbox 360 original, que es retrocompatible en One y echar unas partidas. Porque esto va de echar unas buenas horas de acción intensa y recordar de una manera actualizada una de las mejores campañas de un juego de acción que recordábamos.

Pero ya que se trata de la campaña, vamos a recordarla brevemente. En Call of Duty Modern Warfare 2, continuaremos la historia del Capitán Price y el también ahora Capitán John ‘Soap’ McTavish, pero 5 años después de lo allí acontecido. Zakhaev, el malo de la primera entrega, ha pasado a ser una leyenda allí en Rusia y ahora es Makarov, uno de sus discípulos, nuestro principal enemigo. 

Son varios los protagonistas que manejaremos, tanto del ejército norteamericano como de la Task Force 141, una unidad especial y exclusiva que nos llevarán por algunas de las misiones más icónicas de la saga, como el asalto al Gulag, la persecución por las fabelas de Río, la defensa del Hotel Whiskey en el espectacular asalto a Washington DC o la polémica misión “Nada de Ruso”, censurada en muchos países por su cruel y bárbaro desarrollo, el cuál al volver a jugarla ha hecho que nos recorriera un escalofrío por la espalda y una sensación de desasosiego importante.

La guerra total entre Rusia y EE.UU. se desata por culpa de la manipulación de Makarov y con ello, tendremos una acción de la que nos quedamos sin calificativos para describir su espectacularidad. Todo este remozado gráfico realmente ayuda a la inmersión con algunos momentos realmente de esta generación, con reflejos e iluminaciones tanto en exteriores como en interiores magníficos. Pero también no faltarán los bajones de ánimo con animaciones anticuadas, o zonas poco detalladas que evidencian rápidamente la enorme limitación de la pasada generación a la hora de representar grandes mapeados.


Duración

No es precisamente el apartado más fuerte de la campaña de un Call of Duty. De hecho, precisamente era uno de los que siempre se ha quejado la gente. Sin embargo, en esta generación, llena de juegos largos, mundos abiertos y misiones secundarias incontables, los usuarios empiezan a agradecer de nuevo experiencias más cortas, cinemáticas y espectaculares. Y precisamente este es el punto fuerte de Modern Warfare 2 que saca de una debilidad como la corta duración.

Pero no todo es terminar la campaña en unas 6 o 7 horas, o rejugarla a mayor dificultad, también tendremos una serie de extras desbloqueables directamente ligados a los objetos coleccionables, que tendrán desde modificadores visuales (por ejemplo estilo Noir) hasta sustituir las cabezas de los enemigos por piñas que explotan al dispararles. Sin embargo, lo que más nos ha gustado es una especie de museo que aparece al final del juego, en el que veremos dioramas de cada una de las misiones y vitrinas con todos los modelados de armas, vehículos, etc… un showcase que encima podremos disfrutar con un botón mágico del que mejor no contaremos que hace :D.


Conclusión

Me ha costado no hablar antes de esto por dejarlo para el final, pero el gran puntazo de esta remasterización de Call of Duty Modern Warfare 2 es que por unos míseros 25€ que cuesta, te llevas un rato de disfrute espectacular que te garantizamos que disfrutaras. Este precio casi lo iguala a los montones de indies que salen cada semana y tiene la manufactura de un AAA+ de la anterior generación, con la apariencia de un juego de esta.

A pesar de que es un juego que podría estar algo trillado debido a que son muchos los que lo machacaron hace no tantos años, de repente para un servidor se ha convertido en un oasis en mitad de un desierto de títulos come-horas e indies poco trascendentales. Por eso, esta remasterización es a poco que no te importe gastar 25€ lo mismo que los gastarías en una nueva película BluRay HD, totalmente imprescindible. La he disfrutado como un auténtico niño.

*Gracias a Activision por el material para la review.

9
IMPRESCINDIBLE

Lo Mejor

  • Absolutamente espectacular
  • Una remasterización superior a la media.
  • Con ese precio es irresistible.

Lo Peor

  • Algunos modelados que no encajan con esta generación.
9 Apartado Técnico
9.5 Jugabilidad
8.5 Duración
Facebook Twitter E-mail
Pedro Del Pozo

Apasionado de los videojuegos desde hace 20 años, Pecero hasta la médula, hasta que la Xbox One me sedujo al salón. Los shooters son mi pasión y los juegos de mundo abierto mi enemigo natural.