Análisis de Alvastia Chronicles



Como ocurre con cualquier gran saga, siempre existe un inicio, un origen. Un origen que fue expuesto allá por el año 1987 para con la serie Final Fantasy con el fin de contarnos una historia de luz y oscuridad. Porque Final Fantasy y la leyenda de los cristales relacionados con los cuatro elementos de la naturaleza: tierra, fuego, agua y viento, nos han acompañado desde el principio hasta el fin de los tiempos. La categoría de mito que se otorga a esta serie no es una distinción vacía, ya que supuso una ruptura de los esquemas hacia los juegos de rol que habían sido publicados hasta el momento.


  Síguenos en Google News

Su influencia fue fundamental para que otras obras se ampararan en el éxito de la misma. Con todo este peso, la gente de KEMCO, a veces denominada como Kotobuki System Co., Ltd, puso a prueba su experiencia (una experiencia con más de 30 años a sus espaldas) en el género que nos ocupa con el desarrollo de Alvastia Chronicles, una obra que nos devuelve el clasicismo y encanto de los clásicos JRPG por turnos en un sentido homenaje a los Final Fantasy de antaño

La venganza, ¿un mal necesario?

Un homenaje que no es baladí, ya que el punto de partida de este Alvastia Chronicles tiene que ver con la aparición de una entidad conocida como el Archiduque. Este y los Tetrarcas, unos seres asociados a cada uno de los cuatro elementos, causaron un enorme daño a la Tierra. Por suerte, unas deidades llamadas Itherians crearon unos cristales que hicieron las veces de sello protector para poner en vereda a una oscuridad cada vez más creciente. Como se disipa una nube, dicha medida consigue disipar la maldad y los pecados como la neblina.

Desgraciadamente, la seguridad brindada por estos cristales se ve comprometida, trayendo de nuevo aquellos horrores que muchos creían haber olvidado y eliminando casi por completo a las partes protagónicas de esta aventura: Alan y Elmia. Si bien sus progenitores no corren la misma suerte, comenzando así una historia de venganza protagonizada por un dúo de adolescentes. Ahora bien, ¿como podrían dos mozos sin experiencia esperar poder enfrentarse a una amenaza que los supera con creces? Gracias a Dios, Alvastia Chronicles toma para sí el lema del escudo de armas de la República de Bélgica, “La unión hace la fuerza”, con el fin de ofrecernos hasta 100 compañeros de batalla que ofrecerán sus servicios para lograr nuestros fines.

El cliché del héroe es uno de los arquetipos universales con mayor impacto, y no solo el cine y la literatura está a merced de dichos clichés. El juego de KEMCO sigue al pie de la letra este arquetipo a la hora de representar la eterna lucha entre el bien y el mal. Y aunque tiene lógica que un ejército tenga más posibilidades de que el bien triunfe en detrimento a un par de zagales, lo cierto es que todo el peso narrativo de la aventura recae en estos dos últimos. Un peso que, en ocasiones, abraza una línea que nunca se debería cruzar, aunque sea en forma de comedia. Esto es aplicable al incesto, ya que hay ciertas insinuaciones indirectas hacia los hermanos, así como un amor que dista mucho de ser algo meramente fraternal.

Sí que es cierto que estos temas terminan aparcados en un segundo plano a medida que la aventura progresa. Lo que no quita que son cosas con las que no se deberían jugar a la ligera.


Apartado técnico

El afán de Alvastia Chronicles por honrar a los JRPG de antaño se hace todavía más patente cuando ponemos nuestras miras en el apartado visual. Una práctica habitual para con el género que nos ocupa es tomar para sí las herramientas que nos proporciona RPG Maker para desarrollar mundos que recuerdan a aquellos que explorábamos en la era de los 8 y 16 bits. El juego de KEMCO no reniega del pasado al que tanto honra, pero sí que apuesta por un estilo un poco más personal.

Un estilo a medio camino entre dos generaciones que destaca sobre todo gracias a la expresividad de sus personajes. Empero la dirección artística no es tan brillante como cabría esperar, ya que el juego abusa de muchos elementos a la hora de dar forma a su mundo. Una repetición que también llega a nuestros oídos cuando nos paramos a escuchar los temas que componen Alvastia Chronicles. Funcionales, evocadores, capaces de transportarnos al pasado, pero a la larga, un tanto repetitivos.


Jugabilidad

Si algo nos enseñó La Tierra Media: Sombras de Mordor y, posteriormente, Sombras de Guerra, es que permitían al jugador crear su propio ejército de orcos y así vencer a las fuerzas de Sauron. Podíamos entrenarlo, asediar fortalezas rivales y también ser asaltados. El poder de inmortalidad de su protagonista, Talion, no se traducía necesariamente en una invencibilidad cuando nos hacíamos a los mandos. Necesitábamos apoyos, toda la ayuda que fuese posible para hacer frente a una amenaza en ciernes. Comportarse como un lobo solitario no era una opción.

A pesar de que no comparten el mismo género, Alvastia Chronicles no solo nos anima, sino que nos obliga a buscar todos los apoyos posibles para vencer a la oscuridad. Para ello, se ha introducido un sistema de reclutamiento mediante el cual, más de 100 personajes podrán unirse a nuestra causa. Algunos sin motivo aparente, pero otros, que pueden ser de distintas razas o tipos de trabajo con varias habilidades en su haber, sí que nos pedirán ciertos requisitos para que blandan sus armas. Debido a la abrumadora cantidad de personajes, vale la pena revisitar ciertos lugares para hacernos con todos. Es probable que no se trate de una entrega de Pokémon al uso, pero casi, por encima de todo para los más completistas.

Es, probablemente, el elemento más importante de este juego, ya que los combates se desarrollan como en cualquier JRPG convencional, salvo por el hecho de que podemos albergar hasta una docena de combatientes al unísono. Unos combates a base de turnos en los que tendremos que usar la fuerza conjunta de todos nuestros personajes para asestar golpes muy poderosos.


Duración

Alvastia Chronicles un juego muy maleable dependiendo del tipo de jugador que seas. Porque si dedicamos todos nuestros esfuerzos en completar únicamente la historia principal, no tardaremos más de 15-20 horas en ver los créditos finales.

Ahora bien, si somos más completistas y queremos hacer todas las misiones secundarias, vencer a todos los jefes opcionales, jugar en un nivel de dificultad mayor, y conseguir a todos los compañeros, el proceso se alarga bastante más. De hecho, no sería descabellado cuadruplicar la duración anteriormente estimada.


Conclusión

Si encontráis la fuerza necesaria para hacer frente a un enemigo que os supera en fuerza y pasáis por alto la estigmatización social como factor inherente de la sociedad nipona, Alvastia Chronicles es una experiencia que, en un sentido tradicional, se presta a ser disfrutada (en inglés). Especialmente si tenemos en cuenta lo anómalo que resulta contar con la ayuda de más de 100 compañeros que comparten un mismo objetivo y que, mecánicamente hablando, se traduce en unos combates bastante frescos para con un género con tanto fuelle.

Sea como fuere, hay alternativas mejores, sobre todo ahora que los JRPG vuelven a estar en el punto de mira.

Agradecemos a KEMCO el material proporcionado para poder realizar este análisis.

7.3
ACEPTABLE

Lo Mejor

  • La posibilidad de reclutar más de 100 personajes y la sensación de que estamos creando un ejército.
  • Decenas de horas por ver los créditos finales. Muchas más si somos completistas.

Lo Peor

  • Historia olvidable con una dupla protagónica cuyo comportamiento puede ser objeto de alarma.
  • Las pretensiones de los personajes que reclutamos brillan por su ausencia.
  • La dirección artística daba más de sí.
6 Apartado Técnico
6.5 Jugabilidad
9.5 Duración
Facebook Twitter E-mail
Alejandro Serrador

Jugador empedernido que descendió a los infiernos en pos de enfrentarse a sus demonios internos. Una experiencia que, a su vez, me llevó a redactar todo tipo de escritos.

Deja una respuesta