Análisis Balan Wonderworld



Si puedes imaginarte un mundo de magia constante lleno de fantasía y con criaturas fantásticas, estarías recreando en tu mente la estructura básica de este título que hoy nos toca analizar. Desde el momento en que se anunció, Balan Wonderworld trajo aparejadas ciertas polémicas. Todo comienza quizás por el hecho de que Yuji Nakata aparece como el director del título. Aquellos que no reconozcan el nombre deben saber que Nakata es uno de los creadores de Sonic y también responsable por varios grandes títulos de Sega como Phantasy Star Online o el mítico Nights into Dreams.

Team Balan debuta junto a Square Enix en esta producción cuyos inicios estuvieron plagados de inconvenientes. A finales de enero, los desarrolladores lanzaron una demo jugable pero los resultados de la comunidad no fueron los esperados por el estudio. Los jugadores apuntaron al sistema de juego, las cámaras y la dificultad que el título planteaba. Desde Team Balan tomaron nota y anunciaron que sacarían un parche el primer día para solucionar varias de las cuestiones mencionadas. El parche llegó incluso con una modificación adicional que eliminaba algunos de los destellos que podrían provocar convulsiones a jugadores propensos a este tipo de situaciones.


  Síguenos en Google News

¿Pero de qué hablamos cuando mencionamos a Balan Wonderworld? En este juego de plataformas en 3D no tomaremos el rol de Balan, sino de uno de los 8 avatares que podremos seleccionar al inicio de la aventura, una historia que transcurre en los miedos de 12 personas a las que tendremos que curar con la ayuda de la magia de Balan que observa desde una suerte de teatro mágico nuestro progreso.

Es hora de dejar que la magia fluya y ver si este nuevo título de Yuji Nakata tiene alguna similitud con los juegos que lo hicieron famoso, o si la formula será tan novedosa que creará una nueva saga cargando sobre sus hombros el peso del éxito pasado. El show de Balan está por comenzar. Acompáñame.


Apartado técnico

No hace falta más que iniciar el juego para ver que el apartado gráfico es sencillamente alucinante. Coronado con un modo foto, el diseño del juego es una versión de arte mejorada por el tiempo de Nights Into Dreams, de donde sin duda bebe muchísimo en este aspecto. Cada uno de los mundos y el hub central donde pasaremos buena parte de nuestra aventura antes de encarar una fase, rebosan de color y de aspectos característicos propios de queda nivel que es imposible que no te llamen la atención.

La banda sonora es ciertamente igual de sólida que el aspecto visual con la única diferencia de que se puede volver extremadamente repetitiva en el corto plazo. Por ejemplo, cuando aparecen algunos de los enemigos independientemente del mundo en el que sea, tendremos el mismo acompañamiento musical que es estupendo las primeras diez veces pero que luego, indudablemente, te llevará a preguntarte..¿es la misma música otra vez?

Los sonidos y las voces mantienen una alta calidad durante todo el recorrido de nuestro personaje, aunque si intentas entender lo que se dice te llevarás una buena decepción y esto es porque el idioma que se usó para el juego es creado para el propio título, cambiando varias sílabas y sonidos del inglés, algo como lo que sucede con la saga The Sims.

Cruzar fronteras nos será un problema para este juego con una localización a más de 23 idiomas, por lo que no importa en dónde te encuentres, es muy probable que tu idioma esté disponible para ti. Por lo pronto, los hispanoparlantes pueden quedarse tranquilos que el juego cuenta con una localización muy bien lograda en nuestro idioma.


Jugabilidad

El título nos plantea un sistema de control simple, clásico si se quiere, que nos limita a usar dos botones, uno para atacar, uno para saltar, el direccional y los dos gatillos del mando que nos permitirán cambiar los trajes que vayamos adquiriendo.  Es en esta indumentaria donde radica el poder del juego. 

El plataformas más colorido del catálogo de Xbox - ¡Comparte!    

Cada mundo cuenta con dos fases de juego y una tercera etapa en donde nos tendremos que enfrentar al jefe final. Las etapas son de por sí muy originales y representan los miedos o los sueños frustrados de varias personas y que deberemos recomponer.  Cada uno de esos mundos presenta un conjunto de trajes que se encuentran dentro de diamantes que habremos de desbloquear con una llave hecha a medida para estas cuestiones. Los diferentes trajes darán a nuestro avatar habilidades especiales que, huelga decir, no poseeremos sin ellos. Nuestro personaje puede tener hasta un máximo de tres trajes en simultáneo que se pueden seleccionar a voluntad, y en ciertos puntos de las fases, también nos será posible cambiar nuestro vestuario por indumentaria que hayamos conseguido en otros mundos.

En total el número de trajes que podremos conseguir asciende a 80 lo cuál sería una muy buena cifra si hubiese más diferencias entre ellos. Lamentablemente, muchos de estos ítems se sienten muy parecidos unos con otros y no generan una necesidad de adquirirse a menos que quieras completar el juego al 100% y bien puedes terminarte el título sin muchos de ellos.

Para avanzar a las siguientes fases será necesario conseguir una cantidad determinada de estatuas Balan, una especie de premios Oscar con la figura del personaje que están diseminadas por todos los escenarios. Cuando hayamos adquirido el número requerido, se nos habilitarán nuevas fases para jugar (previa imagen de un tren que es sospechosamente similar al Hogwarts Express de Harry Potter). En un principio, muchas de las estatuas que aparecen en las fases serán imposibles de alcanzar, pero a medida que obtengamos nuevos trajes podremos sortear los obstáculos que nos impedían el logro por lo que constantemente estaremos visitando fases que pensábamos que ya habíamos dejado atrás.

Los trajes y la exploración constante no serán los únicos caminos para obtener las preciadas estatuas. A lo largo de los mundos veremos sombreros de oro que al tocarlos nos pondrán, ahí sí, en el rol de Balan en fases pura y exclusivamente de Quick Time Events donde el personaje que le da nombre al juego realizará ciertas maniobras para derrotar a la oscuridad y a otro personaje que será nuestra némesis durante todo el juego. Estas fases son, al principio, un elemento que le añade más frescura al título, en especial ciertas secuencias que a muchos les recordarán combates dignos de la saga Dragon Ball, pero que a la larga pueden volverse tediosos por su repetición, tal como sucede con la música. En estos “Enfrentamientos de Balan” al conseguir una puntuación perfecta, obtendremos una estatua.

En nuestro camino también tendremos unos minijuegos de baseball, fútbol, bowling y hasta golf en donde al obtener el mejor puntaje también nos premiarán con una estatua de Balan para facilitar nuestro progreso.

Mientras no estemos sanando los corazones afligidos de las personas estaremos en la Isla de los Tims, que hará las veces de base. El escenario estará repleto de pequeñas criaturas a las que tendremos que alimentar con los cristales que vayamos recolectando en las fases y que se reproducirán cuando hayan comido suficiente y con los huevos que vayamos encontrando en distintos mundos.  El objetivo aquí es que los Tims construyan una vieja torre y otras estructuras. Para muchos, esto será a un guiño claro al Chao Garden de Sonic Adventure 2 y si bien no tiene una importancia sublime en el transcurso de la historia, le aporta frescura y diversión a la producción.


Duración

Terminar la historia del juego nos llevará unas 13 horas aproximadamente, y estoy incluyendo aquí la exploración reiterada de varios niveles. Completar el juego al 100% puede llevar unas 7 horas más pero dependerá mucho de tu habilidad con los Quick Time Events, que a su vez no se destacan por su gran precisión y de no hacerlos perfectamente no podrás volver a intentarlo hasta no recomenzar la fase, algo por demás molesto.

En cuanto al resto del juego, la dificultad es cuanto mucho media, por no decir fácil. Creo que el título está apuntado por defecto a una fase etaria que va de los 8 a los 13 años por lo que si estás esperando un desafío muy grande en cuanto a enemigos y plataformas, tendrás que cambiar algunas opciones en el menú inicial del juego.


Conclusión

Balan Wonderworld tiene cosas para ser un excelente título de plataformas en 3D, de esos que hacen mucha falta por estos días, sin embargo esos elementos quedan muy en lo abstracto, sin conexión unos con otros y se sienten desaprovechados. ¿Es un mal juego? No, para nada, pero si tenemos en cuenta la trayectoria de los miembros del equipo desarrollador, podría ser mucho más, aunque para una primera aventura el juego cumple con lo que promete sin destacarse demasiado. 

7.2
BUENO

Lo Mejor

  • Un apartado visual impactante.
  • Una amplia variedad de fases y trajes.
  • Está localizado a nuestro idioma.

Lo Peor

  • La música se vuelve repetitiva.
  • La historia se siente desconexa.
  • Por defecto, es muy sencillo.
7 Apartado Técnico
7 Jugabilidad
7.5 Duración
Facebook Twitter E-mail
Gabriel Fuentes

Traductor y localizador de videojuegos apasionado por los títulos retro y los simuladores. Nunca soltó un control desde que le regalaron una Atari 2600.

Deja una respuesta