Análisis de Aven Colony


Expandir la humanidad en otros planetas lleva siendo un argumento recurrente en la ciencia ficción desde el siglo pasado. Lo que entonces parecía una quimera, va convirtiéndose en algo más factible gracias a los descubrimientos de la ciencia y a los últimos avances en la materia. Todo indica a que en un futuro no tan lejano, el ser humano conquistará nuevos hábitats extraterrestres para preservar su propia existencia. Una lástima que nuestra generación no llegue a vivir ese momento (o sí, nunca se sabe), sin embargo, títulos como Aven Colony nos permiten adentrarnos en un contexto futurible sobre la colonización planetaria y vivir nuestra propia expansión galáctica encarnando el papel de gobernador y administrador de las instalaciones de la base.

La historia da comienzo tras haberse establecido la primera colonia en Aven Prime, y a partir de aquí comenzaremos a dirigir a nuestros colonos con el fin de disponer siempre de los materiales para continuar expandiéndonos, así como que no se genere una escasez de suministros. Por si esto fuera poco, no faltarán las misiones en las que tendremos que aceptar, en forma de encargos, el objetivo de construir determinadas estructuras, recolectar una cantidad concreta de un tipo de alimento o de materia prima, así como conseguir aglutinar entre las paredes de nuestra base un determinado número de habitantes o un cierto grado de felicidad global.

Aven Colony

En Aven Colony podrás crear una macrociudad intergaláctica.

Tras el éxito cosechado por títulos recientes como Planetbase, llega a nuestras consolas el nuevo título de estrategia y gestión de recursos, Aven Colony, de la mano de un pequeño estudio que viene decidido a demostrar que no es necesario contar con presupuestos de otra galaxia para crear un producto sólido y con un nivel de calidad más que aceptable. Todo esto lo iremos desgranando en el cuerpo del análisis, pero si sois fans del género, ya os avisamos que no debéis perder comba.

Apartado Técnico

Este es uno de los apartados más sorprendentes de Aven Colony, y es que el estudio ha dotado a su obra de un apartado gráfico de excepcional colorido, en el que las estaciones y cambios climáticos consiguen un nivel de inmersión muy bien logrado. El hecho de poder colarnos en las estancias y los pasillos para poder ver de cerca a los colonos, no hace más que potenciar esa sensación y todo esto sumado a una distancia de dibujado kilométrica que realmente consigue que nos sintamos como turistas espaciales. Además, ese punto de vista cercano a los colonos nos ayuda a percibirlos como personas, no como hormiguitas, y a las instalaciones como una verdadera base espacial, y no como un sofisticado terrario.

El rendimiento también está a la misma altura. El juego se mueve con suavidad y la cámara acompaña al cursor sin brusquedades, al igual que el sistema de control, que responde a las mil maravillas incluso a la hora de marcar opciones desde las ruedas de selección del stick, cosa que en otros títulos suele ser demasiado sensible y puede llevar a seleccionar la opción de al lado en lugar de la que querías. Luego está la ingente variedad de edificaciones que puedes construir, con lo que el grado de personalización de cada colonia es gigantesco y de apariencia majestuosa en cuanto tu ciudad empiece a crecer.

Aven Colony

Podremos jugar en escenarios nevados, repletos de flora o completamente desérticos.

Luego está el apartado sonoro, en el que se nota un poco más de dejadez. La banda sonora se compone de una serie de piezas que recuerdan a las melodías de ascensor. En cuanto a los efectos de sonido, teniendo en cuenta el tipo de juego que es, también es normal que no vaya mucho más allá. Sobre las voces, la versión que llega a nuestro país se acompaña del doblaje original, con el audio en inglés. No obstante, hay que aplaudir el trabajo de localización que ha llevado a cabo el estudio porque todos los textos han sido traducidos a nuestro idioma, lo cual no es algo carente de importancia, ya que un alto porcentaje del tiempo nos lo pasaremos leyendo y navegando por los menús y, de no haber llegado traducido, los poco duchos con el inglés habríamos tenido serios problemas para disfrutarlo en su plenitud.

Jugabilidad

Aprender a jugar a Aven Colony es lo único que puede llegar a quitarle el sueño a todo aquel usuario que no haya probado nunca un juego de construcción de ciudades y de gestión de recursos. La percepción que suelen tener estas personas, sobre este tipo de títulos, es que son muy complicados. Entendemos que, para abrir mercado y conocedores de esta situación, los desarrolladores se han esforzado en implementar un sistema de gestión lo más optimizado y sencillo posible. Y, teniendo en cuenta lo profundo que resulta en muchos aspectos, por el amplio abanico de acciones disponibles, la jugada les ha salido perfecta porque Aven Colony es uno de los juegos de gestión que más cómodos y directos que hemos disfrutado en los últimos años.

Aven Colony

Los efectos de luz dinámica son fenomenales.

Podéis adentraros directamente en la campaña, eligiendo el planeta en el que queráis jugar, pero desde la redacción os recomendamos probar antes los dos tutoriales disponibles, ya que no os robará demasiado tiempo y no se ensuciará tanto la primera partida con pruebas innecesaria que hará bajar vuestra reserva de nanitas, la materia prima del juego. Este material es casi como una moneda de curso legal, que se puede conseguir con facilidad a medida que vayamos cumpliendo misiones (en forma de recompensa) y con instalaciones de prospección de la misma. Por cierto, ojo a las misiones, ya que están estrechamente ligadas al hilo argumental del juego y cumplirlas es la única manera de desbloquear determinadas opciones y la única también de ir escalando en el organigrama directivo de la colonia, lo que resta un grado de libre albedrío al juego.

Sobre lo que puedes hacer en la colonia, el listado es tan grande que no nos dejaría espacio si los enumerásemos todos. Lo que sí nos ha llamado la atención, por encima de lo demás, es lo pulido que está el sistema de comercio y la inclusión de los centros de inmigración. También lo profundo que resulta el sistema de gobernación, pudiendo llegar a controlar los accesos de los trabajadores en las diferentes zonas de trabajo, la posibilidad de implementar regímenes de racionamiento e incluso la celebración de elecciones. En nuestro caso, esto último fue satisfactorio porque las superamos con un alto porcentaje de votos a favor en todas las ocasiones, así que nos hemos quedado sin saber qué hubiese pasado de haberlas perdido.

Aven Colony

Día y noche nos visitarán naves de inmigración y de comercio.

Además de todo esto también tendrás que cuidar de las plantaciones, la minería, la felicidad de los colonos, el almacenamiento de suministros y las defensas de cara a amenazas externas. Los ciclos estacionales son también muy importantes, ya que pueden dejarnos literalmente con el culo al aire cuando llega el invierno. Y es que en Aven Colony no puedes despistarte ni un segundo, ya que hay docenas de factores estadísticos que vigilar si quieres que todo funcione como un engranaje bien engrasado. Sobre la dificultad, podrás elegir entre seis modos diferentes, los cuales están en las antípodas a nivel de calibración, por resultar infernales en los modos por encima del grado medio, generando un salto de complejidad sustancial, así que andaos con tiento y objetividad a la hora de elegir dificultad. Y tampoco parecen estar muy bien calibrados los mapas, siendo el localizado en Vanaar el más equilibrado y recomendable para empezar.

Duración

De todos es sabido que este tipo de juegos ofrecen una duración casi ilimitada. La campaña se extiende durante decenas de horas y puedes emprender tu cruzada gobernadora en un montón de localizaciones diferentes, con lo que es más que probable que abandones el juego con más de un centenar de horas sin haberlo completado todo. A esto hay que sumar el modo libre, que garantiza otro buen puñado de horas al montante final, con lo que no desmerece en absoluto respecto a lo que suelen ofrecer otras propuestas del mismo corte.

Conclusión

Es increíble lo que pueden lograr algunos estudios pequeños. Con Aven Colony se ha conseguido crear un producto con un excelente apartado técnico, que consigue aportar novedades jugosas al género del city builder, y manteniendo una curva de aprendizaje y jugable apta para todos los públicos. Se convierte en un juego muy recomendable para propios y extraños, con una factura técnica solvente en todos los aspectos y, muy importante, perfectamente traducido al castellano.

Aven Colony

Nadie dijo que fuese fácil. En Aven Colony dispondrás de una gran variedad de modos de dificultad.

Su duración garantiza una amortización segura de la inversión en su compra y, aunque estar tan ligado a la historia no da demasiada manga ancha para hacer lo que quieras, compensa con un modo libre en el que no estarás tan encarrilado, aunque también es cierto que puede resultar más monótono que la campaña. Sea como sea, si te gustan los juegos con este tipo de ambientación y de este género, Aven Colony se convierte en una compra casi obligada.

*Nota: Agradecemos a Team17 el código del juego y material para esta review.

8

Lo Mejor

  • Muy amigable e intuitivo para neófitos del género.
  • Bonito visualmente y solvente en su rendimiento.
  • Infinidad de horas tanto en la campaña como en su modo sandbox.
  • Íntegramente traducido al español.

Lo Peor

  • La gran cantidad de opciones, estadísticas y acciones disponible abruma desde el primer contacto.
  • Hay cierto desequilibrio entre los diferentes planetas en los que construir.
  • El argumento y las misiones principales limitan el avance del jugador.
8 Apartado Técnico
8 Jugabilidad
8 Duración
Facebook Twitter E-mail
Antonio

Adicto a coleccionar logros, entre partida y partida también le dedico tiempo a la narrativa, como lector y como escritor.