Ahora es hablar por hablar…
Hablarán los juegos