Activision, Youtube y un nuevo lío