El placebo de las resoluciones, o por qué Sony y Microsoft se centran en el 4K