Nadella cree que la respuesta del público a Xbox One X ha sido increible