A debate, juegos digitales versus ediciones físicas