La presión de los usuarios obliga a EA a rectificar respecto a Star Wars: Battlefront II