Análisis de Rememoried

Siempre he pensado que los sueños son aquellas imágenes aleatorias que procesamos en la realidad pero que se quedan en el fondo de nuestras cabezas, o archivos, esperando a que esa máquina onírica que se enciende en nuestras noches las ordene de las formas más peculiares y extravagantes. Quizá por eso el creador de Rememoried, Vladimir Kudelka, haya decidido llamarlo así, ya que no estamos más que recordando aquello que ya hemos visto.

Como habréis podido deducir, nos encontramos ante un videojuego que explota por completo el mundo de los sueños, y aprovecha el aparato que pone a disposición este, nuestro medio, para sumergirnos en un mundo de blancos y negros donde la mirada jugará un papel clave en nuestro avance por este mundo. Estamos ante un videojuego de puzles un tanto peculiar, con sus aciertos y desaciertos, pero que se siente muy necesario en el catálogo de Xbox One para aportar diversidad y riesgo en un mundo plagado de videojuegos tan profundamente similares.

Apartado técnico

Uno de los apartados más variables dependiendo de por cuántas personas y cuánto presupuesto hayan tenido los equipos. No podemos valorar de la misma forma un videojuego desarrollado por una sola persona que por un equipo de doscientas. Como habréis podido deducir, Rememoried está pensado y elaborado por una mente muy clara, la de Vladimir Kudela, un desarrollador independiente de la República Checa que se ha echado a las espaldas toda la creación del juego. Y es que desde la Europa del Este está creciendo toda una nueva hornada de creadores a los que deberíamos tener muy en cuenta, ofreciendo una amplia oferta que va desde los triple A como The Witcher a títulos más minimalistas pero exquisitos como Rememoired.

Es por ello que si debemos utilizar un adjetivo para describir a Rememoired ese bien podría ser austero, minimalista o monocromático. Pero esto no es algo que juegue en su contra, si no totalmente a su favor, y nos enseña muy bien cómo a pesar de tener pocos medios lo único que debes saber es cómo utilizarlos.

En el imaginario colectivo, tiende a pensarse que los sueños son en blanco y negro. Esto no es una verdad para todos los individuos, pero sí podríamos decir que es una opinión generalizada. Es quizá por ello que Rememoired se sustenta en los blancos y los negros, las formas geométricas, o pequeños objetos de nuestro mundo que bien podrían protagonizar nuestras noches onírica. De esta manera, el desarrollador se evita tener que recrear escenarios, texturas complejas o incluso personajes elaborados, algo que limita los recursos utilizados y nos permite aprovechar otras bazas que producen el mismo efecto que un título con muchos medios.

Austero, minimalista o monocromático son los mejores adjetivos para este Rememoried. - ¡Comparte!    

Dónde sí hay que darle un tirón de orejas es en la fluidez del juego, que a veces sufre pequeños traspiés en cuanto al framerate para experimentar ligeras bajadas. Pero nada especialmente grave ni que entorpezca la experiencia de juego.

Jugabilidad

Rememoired está sujeto al género que llamamos Walking Simulator en su vertiente más lisérgica y vouyerística. Sí, tendremos que andar, pero sobre todo, deberemos mirar. Rememoired se apoya totalmente en el punto de vista para plantear sus puzles y soluciones. Al contrario que muchos Walking Simulator, que se apoyan en un camino constante para establecer su narrativa, Rememoired se esquematiza mediante niveles totalmente diferenciados que deberemos completar para poder seguir avanzando. En estos niveles principalmente se nos plantea encontrar un objeto, una ruta o una luz que tintinea para poder desbloquear el próximo.

A veces, el caminos se descubrirá mediante cubos de estrellas a los que deberemos saltar para llegar hasta lo más alto del nivel; en otras nos encontraremos ante un parque que deberemos recorrer de manera determinada para que el paisaje no desaparezca y debamos reiniciar el nivel.

Cuando hablaba de que es un walking simulator que se apoya en la mirada, es porque mediante esta desbloquearemos caminos o invocaremos nuevos ante nuestros ojos. Me explico. Puede que nos encontremos ante un puente de estrellas, pero para avanzar, necesitamos más suelo donde saltar, pero ante nosotros solo se abre la inmensidad del vacío. Si damos la vuelta con nuestro personaje, o miramos hacia otro lado, el juego genera aleatoriamente un nuevo paisaje con una nueva disposición de los objetos, así abre ante nosotros nuevas posibilidades para que podamos avanzar. Apartar la vista es moverse hacia adelante en Rememoired, algo que tendría mucho sentido si tenemos en cuenta que nuestro cerebro es un generador de imágenes nato, y que si borras una y le pides otra, te lo concederá de la manera más aleatoria posible.

Realmente esta es una mecánica que os acabo de destripar y que preferiría no haber hecho, ya que es verdaderamente increíble cuando descubres que el juego está cambiando por si mismo, te sobrecoge un verdadero sentimiento de pérdida y confusión. ¿El paisaje está cambiando? ¿O soy yo? Un estado de ánimo plenamente onírico que es una de las grande bazas del juego. Pero no sabía como analizarlo sin hacerlo, así que lo siento de antemano.

Casi todos los niveles necesitarán de esta mecánica para avanzar, siendo en algunos un verdadero dolor de cabeza averiguar qué debes hacer. Y es que si pierdes, el juego te lanzará atrás y te obligará a repetir ciertos niveles, lo cual puede ser un auténtico tedio si no estás descubriendo cómo avanzar en el que estás encallado. Las respuestas en contadas ocasiones no son fáciles, y requieren de mucho ensayo y error, algo que creo que debe achacarse más al diseño del juego que a los jugadores, ya que no siempre está lo suficientemente apurado como para que pueda resolverse desde una posición lógica.

Duración

Rememoired es una experiencia corta, pero eso no significa que no pueda ser larga. Si caes en la tentación de tirar de YouTube para resolver los puzles, encontrarás que puede pasarse en menos de media hora. Pero el tiempo se dilatará mucho más si simplemente intentas sumergirte en el mundo que plantea y lo resuelves por ti mismo, una tarea no siempre fácil o rápida. Para los cazadores de logros, estáis de enhorabuena, y es que este fue considerado como uno de los juegos más fáciles para sacarse la máxima puntuación de 2017, ya que apenas debes hacer nada más que simplemente pasártelo. Desde mi opinión personal, os aconsejo que intentéis hacerlo todo vosotros, por mucho que os cueste, pues esa frustración y confusión es un estado de ánimo buscado por el desarrollador.

Conclusión

Un juego no apto para todos los públicos, solo para aquellos que quieran probar algo diferente en el género del walking simulator y les fascine las posibilidades del mundo onírico. Un título que no acaba de explotar todas sus posibilidades pero que esconde un par de grandes ideas que, sin duda, nos harán estar muy atentos a los próximos trabajos del desarrollador checo Vladimir Kudelka. El indie, una vez más, como laboratorio de ideas para después inspirar a grandes títulos, la psique dormida del mundo de los videojuegos que nos hace avanzar en esa tan ansiada categorización como arte. Disfrutémoslo, amigo.

6.7

Lo Mejor

  • Grandes ideas
  • El uso de la mirada

Lo Peor

  • Completamente en inglés
  • El diseño de los niveles es irregular
7 Apartado Técnico
7 Jugabilidad
6.2 Duración
Anímate a comentar esta noticia y comparte tus impresiones con nosotros. ¿No tienes cuenta en Generación Xbox aún? Regístrate aquí.


Elodie Mellado

Me licencié en Comunicación Audiovisual y aún intento resolver qué significa. Amante de todas las artes, en especial del séptimo, noveno y, por supuesto, décimo.

Deja una respuesta