Que 4 años después se esté hablando de la compatibilidad entre sistemas Xbox como algo novedoso, indica que la prensa del videojuego tiene que reciclarse