Un nuevo estudio sitúa a Xbox One como la consola preferida en Estados Unidos