Si todo lo que sabemos de Xbox Maverick es real, está destinada al fracaso