Xbox Game Pass es más una oportunidad que una amenaza para los desarrolladores y el jugador