Take-Two ve el fracaso de Battleborn como una oportunidad para su futuro