El juego de Star Wars de Visceral Games sigue vivo en EA Vancouver