Spencer quiere seguir apostando por crear el Netflix de los videojuegos