Sony se retracta en su descripción de PS5 como la consola «más rápida del mundo»