Sony siempre gana…o no. Microsoft y Nintendo se reparten el E3