Skylanders, más que pequeñas máquinas