Skate 4: la presión de los fans en la previa al E3