Los single player, más fuertes que nunca según los desarrolladores de Control