¿Será Scalebound la gran obra de Hideki Kamiya?