Se repite la historia de la resolución, con Thief