Una nueva saga se une a los juegos retrocompatibles en Xbox One