La retrocompatibilidad con Xbox 360 no deja de sorprendernos y así es como ayuda a los estudios