Así de genial luce Residence of Evil: VIGIL, un tributo a los juegos originales