La representación femenina en los videojuegos sigue siendo muy baja a día de hoy