New York Times ve en RDR2 una oportunidad para hablar sobre los videojuegos como una forma de arte