Rare pone «patas arriba» a toda la comunidad