Phil Spencer y Microsoft, en pie de guerra contra la toxicidad, el abuso y el acoso