¿Se está convirtiendo Microsoft en third party? Analizamos sus últimos movimientos