Los estudios canadienses de Microsoft tienden la mano a los trabajadores de Capcom Vancouver