Las ventas de Xbox One han mejorado desde el lanzamiento del modelo sin Kinect