Las clausulas de calidad hacen perder dinero a Bungie con Destiny