La retrocompatibilidad con la primera Xbox podría ser posible