La nueva actualización de diciembre del SDK de Xbox One permite más control sobre la eSRAM