La eSRAM y Directx12 son claves para mejorar la resolución en Xbox One