El mercado de juegos físicos sigue cuesta abajo, Gamestop registra más bajadas