Blizzard se ha puesto al fin las pilas con Hearthstone: Os explicamos el por qué