FIFA 18 es también un problema mediático para EA