A Electronic Arts le gustaría implantar crossplay en sus futuros juegos