El poder de la nube podría superar las expectativas