El equipo de Microsoft está lleno de orgullo y ambición