EA ha cambiado de rumbo y se centra mucho más en la calidad